Su marido no quiere cogérsela porque está preñada pero la vieja estaba bien caliente y quería verga

Descripción

El pobre vato cornudo ni idea tiene de lo que hace su vieja cuando él se va a chambear en las mañanas para mantenerla a ella y al chamaco que carga la culera. Pero yo ya tengo experiencia por los tres embarazos de mi mujer y ya me sé la historia. Mientras que el esposo de la vieja calenturienta cree que lo mejor es no darle chile a su mujer para evitar dañar al bebé, yo ya sé que al escuincle no va a pasarle nada porque le aviente la leche a su mamá, además de que sé que a las hembras las hormonas las madrean gacho y luego las pone de calientes, como a esta cabrona que, eso sí, cogió rico y con muchas ganas.