Mi vieja complaciéndome en la cocina de casa de sus padres.

Descripción

Tiene dos meses que salimos y hasta ahora casi nunca hemos
tenido chance de cachondear a gusto, así que cada vez que veo ese culito que me
pertenece meneándose en frente de mí no puedo evitar que se me ponga mas tiesa
que un muerto y se lo unto en sus nalguitas para hacer que se moje y compartir
la calentura entre los dos. Hace una semana me llevó a su cantón para
presentarme con sus jefes, pero llevábamos más de una semana sin coger así que
con los huevos cargados de leche le estaba mete y mete mano, así que le dijo a
su mamá que le faltaban ingredientes y mientras fue al mercado por “lo que
faltaba” yo le metía la verdura al horno a su hijita rica.