Mi primo me comparte a su vieja para que entre los dos le dejemos rebosando de leche el chocho.

Descripción

Desde que se divorció de su novia de la secundaria, mi primo
ha hecho hasta lo imposible por recuperar los años perdidos de sexo caliente,
de todas las panochitas estrechas que dejó sin preñar y los placeres sexuales
que nunca pudo vivir con la mochita de su ex mujer. La ultima vieja que se
consiguió, una perrita casa hiper cachonda y hambrienta de verga que le ha
mostrado un mundo de perversiones sexuales, entre ellos el exhibicionismo, le
estuvo chingando para que aceptara hacer un trío con otro wey y ella porque
quería sentir dos vergas talandrándola al mismo tiempo. Como el wey sabe que
soy bien ponedor y no me agüito con nada, me propuso que entre los dos
disfrutaramos a la putita hasta dejarla más dilatada que el estadio azteca.