Mi carnal me comparte a la putoncita de su morra para pagarme una lana que me debía.

3 min | Categorias: ANAL , BORRACHAS
Descripción

Desde que conocí a la morra me quedé encantado con sus
pinches nalgotas paraditas y firmes, me la jalaba imaginando que era yo el que
llenaba de leche ese culote delicioso y no mi hermano. Por suerte para mí, mi
hermano se quedó sin chamba durante más de tres meses y no tenía lana ni
siquiera para sus pinches vicios y los de su vieja, así que me pedía lana cada
semana y yo se lo daba, sabiendo lo que pensaba pedirle a cambio. Así que
cuando el vato finalmente reconoció que no iba a pagarme le dije que le
perdonaba la deuda si me compartía el culote de su morra y el cabrón aceptó.
Desfondar ese hoyito delicioso y apretado en un salvaje sexo anal valió cada
puto peso que le di a mi carnal.