La nalgona no traía lana para pagar el viaje así que entre todos le dimos duro y rico a la cabrona.

3 min | Categorias: RUBIAS19
Descripción

No es para nada la primera vez que una vieja buenorra cree
que por su lindo culo nomás voy a dejarle el viaje en mi mototaxi de agrapa.
Pero a mí nadie me hace pendejo, si la morra quiere que no le cobre con dinero,
me tiene que pagar con la panocha. Muchas se 
chivean al instante y me terminan soltando la morralla, pero esta quiso
pasarse de verga y escaparse, pero otros dos compas me ayudaron a agarrarla y
cuando íbamos a llamar a una patrulla la putita se sacó las tetas y me dijo “órale,
ya me chingaste, al menos házmelo sabroso para que valga la pena” y juzgo que
por sus gemidos de perra en celo la golfita desquitó la cogida y se llevó doble
servicio: el viaje y la cogida.