Hermosa colegiala güerita se da unos sentones bien pinches sabrosos a escondidas de sus jefes.

1 min 15 sec | Categorias: BEEG
Descripción

Lo chido de las chicas de cole es que por el puro afán de
ser “rebeldes” aceptan complacerte en lo que les pidas, mucho más cuando eres
el primer hombre en su vida y les enseñas el mundo de placer del sexo sin
tabúes. Esta morrita se quedó completamente prendida de mí cuando un día
nuestro faje en Chapultepec se puso un poco más candente que de costumbre y
empecé a apretar sus tetas mientras mis dedos se deslizaban dentro de sus
calzoncitos y estrujaban su pepita hasta que se chorreo entre mis dedos. Desde
entonces hizo hasta lo imposible para colarme en su cantón y que ahora fuera mi
vergota la que le exprimiera la papaya hasta dejarla sin aire.