Tronándole la panocha a mi esposa antes de que se vaya a trabajar. Nada más le recorro la tanga para que mi trozo pueda pasar a hacer su chamba