Tirándole paro a la doña de la tienda, y también un buen palo a la culera. Me dijo que le llegara a su casa pero aproveché para llegarle al culo