Tanto trabajo que me costó que esta zorra de se dejara desfundar y lo único que había que hacer era ofrecerle una depilada de nalgas para que aceptara