Tanto trabajo que me costó que esta zorra de se dejara desfundar y lo único que había que hacer era ofrecerle una depilada de nalgas para que aceptara

Después de tanto intentar que esta perra me hiciera caso, nada más ninguna cosa podía hacer que la convenciera. Le llevé serenata, le llevé unas flores y nada. Hasta que un día en la peda le dije que porque nada funcionaba, ya me dijo que con ella lo normal no aplicaba, que si en verdad quería pedo con ella tenía que ser bien pervertido, empezar por rasurarle las nalgas peludas y de ahí


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS