Rica morochita que andaba venciendo sus ollas al final terminó vendiéndome pero la de abajo. Dijo que ahí se podía hacer un buen caldo de polla