Le dije a la tanguda de mi suegra que esos atuendos ya no eran para ella, me dijo que si no me parecía se los fuera a quitar yo mismo