La vimos caminando por la calle y la subimos a nuestro coche para llenarle toda la panocha de leche, tuvimos suerte en verdad.