La vieja de mi carnal está bien buena y menea sabroso sus nalgotas sobre mi fierro mientras mi amigo está roncando.

Mi amigo tiene problemas y se empeda hasta caerse de borracho, lo llevé a su casa y su esposa lo acostó a dormir, pero vino enseguida conmigo y que se pone a llorar. Comencé a consolarla abrazándola y acariciandola mientras ella se pegaba a mi palote que comenzó a ponerse duro sin que ella se quitara. Valiéndonos madre todo, nos desnudamos y comencé a zamparle mi vergón hasta el fondo de la panocha mientras mi amigo dormía en el mismo cuarto. La excitación de coger frente a su esposo nos hizo corrernos al mismo tiempo y llenar la cama que comparten de leche y jugos de hembra. Luego la vieja desnudó a mi compa para que éste crea que fue él quien preñó a su mujer, aunque fue mi fierro el que la hizo estremecer esas nalgotas de placer.