La señora de la tienda parece chango, pero no por fea, sino porque le encanta mi plátano a la muy puta