La señora de la tienda de la esquina adora montarse sobre mi verga, cuando esta arriba de mi verga se la pasa sonriendo.