La patrona de mi vieja siempre le ha cargado la mano esperando el día que vaya a picarla para alivianarle el estrés