La nalgona costurera de los uniformes acabó bien cogida y enlechada. Según me iba a componer un pantalón de mi hijo pero de tanta metida hasta se le olvidó