La nalgona costurera de los uniformes acabó bien cogida y enlechada. Según me iba a componer un pantalón de mi hijo pero de tanta metida hasta se le olvidó

Esta morra tiene cara de puta lo mismo que yo de depravado. Yo creo por eso nos entendimos fácil y el otro día no se necesitó de mucho para echarnos una buena culeada. Llegué a su casa para que arreglara un pantalón de mi hijo del uniforme de la escuela, yo iba pensando en que la morra le pondría un parche, pero nunca me imaginé que al final la parchada sería ella… pero de la panocha!