La hija de la sirvienta de mi casa era virgen y aproveche para abrirse esa rica panochita, la convencí diciéndole que si no coge conmigo despediré a su mamá.