La hija de la sirvienta de mi casa era virgen y aproveche para abrirse esa rica panochita, la convencí diciéndole que si no coge conmigo despediré a su mamá.

La hija de la sirvienta de mi casa está más que buena, siempre la he querido coger pero nunca se ha dejado, lo único que se es que es totalmente virgen, nadie ha podido meterle la verga en su panocha, la otra vez la chantajeé que si no coge conmigo le echaré la culpa a su mamá de un robo a mi casa y la pondría patitas a la calle, como necesitan mucho el dinero que le pagamos, no tuvo otra opción que aceptar mi verga, ya luego se ve que le gusto a esta indefensa señorita.