La culoncita de mi asistente sabe que si no quiere acabar de patitas en la calle tiene que ponerse en cuatro patas.

La morra se acuerda que cuando querían que la echara de la empresa porque a la pendeja se le ocurrió embarazarse a los dos meses de entrar a la chamba, yo me peleé con mis supervisores para evitar que la pusiera de patitas en la calle. Pero desde entonces los jefazos la tienen en la mira y si no la han despedido es únicamente porque yo digo que es bien chambeadora y me sigue dando resultados. Pero el día que me haga enojar, la putita sabe que acabara con sus cositas en la calle, así que ocupa todo su tiempo en complacer mis deseos sexuales más cachondos para agradecerme por lo bueno que me porto con ella.

The comments are closed.

MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS