La culera de la Ruby parece que ya le urgía una buena enchilada de cola. Nunca me hizo caso y de repente ya la tengo montada