La calenturienta de Anabel se deja rasgar las nalgas a vergazos con la condición de que le vacíe toda la leche directo en la cola