Entre varios nos chingamos a la putita de la prepa un día que caminaba solita meando la cola como buscando verga.

Ya nos habían contado que esta zorrita de la prepa se deja coger a la primera y que mama el pito bien rico, así que cuando mi banda y yo la vimos caminando solita meneando la cola como puta, la subimos al coche y le prometimos dinero si nos la chupaba a todos. Ni siquiera habíamos salido del pueblo y la putita ya había comenzado a tragarse la cabezona del Chicharra mientras le jalaba el palo al Ringo. Cuando llegamos a un campo, ahí sí ya nos la turnamos para manosearla y que chupara nuestros pitos hasta irnos sacando la leche uno a uno.