Engañé a mi cuñada para que se tragara mi verga. Digan que me pasé de cabrón, pero esos labios suavecitos se tragaron mi leche bien sabroso.

Mi hermano me robó a esta vieja hace apenas un año. Ya le había dicho que la morra me gustaba por morocha y tetona y que estaba dispuesto a sentar cabeza con una hembra tan rica como ella, pero el vato se me adelantó y la sedujo. No más cuando llegué un día los encontré cogiendo en la trastienda de la ferretería que administramos entre los dos. No dije nada y planeé lentamente mi venganza. Al final, un día armé un caminito de rosas y velas, que llevaban a la cama, sobre la que puse la tela y una nota, haciéndome pasar por mi hermano, pidiéndole que las pusiera porque hoy quería intentar algo cachondo. La pendeja no se dio cuenta de nada y me mamó la verga mucho mejor de lo que nunca soñé en mis chaquetas.

The comments are closed.

MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS