En la tienda ya me conoce la señora que nada más le hago consumo para cogerme a su hija, pero le vale mientras le siga comprando un chingo