Cuando su camote se enteró que era bien puta la mandó a la verga y la cabrona vino a consolarse con la mía

Estos vuelos largos y aburridos hacen que cualquiera se desespere. Ahora imaginen a alguien que trabaja en ellos y tiene que estar en esto todos los días, es para volverse loco. Una azafata bien guapetona me sonríe y me trae panecillos, carga una faldita bien corta que si me echo hacia los lados puedo ver sus bragas. Camino por el avión buscándola para conocer a la guapa chava y esta inmediatamente me empuja dentro del baño, pasa el seguro y empieza a besarme. ¿Quién se iba a imaginar que le gusta que le rellenen el pedorro? Esto si es volar con clase.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS