Como la zorroncia no me creía que podría hacerla chorrearse por la concha, tuve que enseñarle en verga propia que era capaz de eso y más